FANDOM

1.208 Páginas

Episodio 3: El pony murciélago.

Era un día en la granja de Applejack, estaba con su canasta yendo a cosechar algunas manzanas, pero se dio cuenta de que estaban podridas y parte del jugo se salía.

-¡Que me piquen las anguilas! Espero que no sea otra broma de Buford.-Dijo Disgustada.

De pronto, un murciélago salió volando chupándose una manzana y tirándola.

-Lo sabía, hay murciélagos de la fruta invadiendo la granja.

De inmediato llamó a todos para hablarles del asunto, pero algo estaba diferente.

-Twilight, ¿Dónde está Phineas?

-Se quedó con Perry en casa, estuvo en el bosque Everfree acampando y el frío lo enfermó. A Perry lo cogió una corriente de viento, creo que ya sabes el resto.

-Muy bien, ¿Alguna sugerencia para el asunto?

-Yo le podría dar a Phineas un poco de cuidado en mi casa rentada en el otro lado de Ponyville, él me importa mucho y...

-¡Me refiero a los murciélagos, Rainbow Dash!

-Ah.. En ese caso podríamos colocar una red para atrapar...

-Espera, ¿Dijiste que Phineas te importa?

-Como amigo nada más.

-¿Cómo "amigo"? No creo que estés hablando en serio, tal vez para darle todos tus cariñitos y cuidarlo.

-Sí, pero no de esa...

-Admítelo, Rainbow Dash, te gusta mi hermano.

-¿Tú también, Ferb? Es que, yo sólo pretendo ser ama...

-Te estás poniendo roja, Dash, ¿Te ocurre algo con tu enamoramiento?

-No, es que el clima está muy caliente hoy.

-Yo lo siento bien.

-Yo lo siento muy caliente, soy una Pegaso, todos ellos sienten el clima así.

-Yo no lo siento así y soy una Pegaso.

-Entonces es la luz del sol que me pone tan caliente.

-¿Segura? ¿No estarás enamorada de cierto corcel terrenal naranja?

-Ustedes saben que me gusta Soarin. Phineas jamás me gustó.

-Entre más lo niegas más lo admites.

-Yo no estoy negando nada, sólo soy razonable.

-Razonable para amar a Phineas.

-¡Cállate, Baljeet!

-Dash está enamorada, Dash está enamorada.

-¡No estoy enamorada!

-¡Dash está enamorada! ¡Dash está enamorada!

-¡AHHHHHH!- Gritó Rainbow Dash y salió volando al otro lado de la granja.-¿Por qué tiene que ser siempre a mí? Desde que Phineas dijo que le gusto el corazón no para de latirme tan fuerte, nunca había latido así en años desde que hice la Rain-plosión Sónica desde mis nueve años. Creo que ellos tienen razón, creo que sí estoy enamorada.

/Mientras.../

-¿Se podrían todos concentrar en el tema? Ok, tenemos que encontrar una forma de sacar a esos murciélagos de la granja. ¿Alguna idea?

-Pero, ¿Por qué tenemos que sacarlos? Ellos son seres vivo igual que nosotros.-Dijo Isabella.

-Porque ellos han soñado con invadir las granjas procurando que hubieran manzanas por sacarle el jugo. Y no se meterán a mi granja. Sólo mira estos árboles cómo están de maltratados.

Y aquí debería suceder la canción en este momento.

[¡Detengan los murciélagos!]

Applejack: Esos vampiros te darán un susto. Comiendo manzanas de día y de noche. Descansan un minuto, quizás tres, luego están comiendo cada manzana en tu árbol de manzanas.

(Música)

Applejack: Ellos no se preocupan por nada. Nada de nada, no, nada. Excepto traer la destrucción sobre el huerto.

Isabella: No, espera sólo un minuto. Hay otra acara de esto. Y si no los estoy defendiendo, entonces sería negligente. Estos murciélagos son mamás y papás también, ellos cuidan a sus crías al igual que hacemos los ponies.

Applejack: Oh, dame un respiro. Está siendo demasiado amable con estas criaturas, tienen una mente de una sola pista. El huerto no es su restaurante. Pero, ¿Alguna vez piensa lo que otros pueden querer? ¡No! ¡No lo hacen! Y eso es sólo un hecho, estos murciélagos, que simplemente no saben actuar.

Isabella: Ahí es donde debo estar en desacuerdo. Son leales a su familia. Difunden las semillas tanto por todas partes.

Applejack: Cuando ves un venir, ¡Es mejor que correr y esconderse. Son grandes, y feos, malos como el pecado. ¿Quieren ver el estado en el que están mis árboles?

Isabella: Ayudan tus árboles. Van a crecer más fuerte y más rápido.

Applejack: Han convertido mi vida, ¡En un desastre total!

Rarity: Bueno, por mi parte, no tengo duda alguna. Estos parásitos deben ser echados.

Ferb: Secundo eso, se tienen que ir. Estos murciélagos tienen que salir a la carretera.

Applejack: Todo se reduce. A sólo un simple hecho. Han cruzado la línea, es hora de luchar con ellos.

Todos: ¡Detengan los murciélagos! ¡Detengan los murciélagos! ¡Haz que se vayan y no vuelvan más! ¡Detengan los murciélagos! ¡Detengan los murciélagos! ¡Haz que se vayan y no vuelvan más! ¡Detengan los murciélagos! ¡Detengan los murciélagos! ¡Haz que se vayan y no vuelvan más!

Applejack: Sí, todo se reduce a un solo hecho simple. Han cruzado la línea, ¡Y es momento de que ataquemos!

[Fin]

-Tengo que estar de acuerdo con Applejack, Isabella. Estos murciélagos han atacado el huerto por tiempos. Y muy largos. Si Phineas estuviera aquí, además de participar en la canción montaje, también hubiera estado de acuerdo.

-Pero también son lindos, Twilight, ¿Tú no crees en eso?

-Sí, lindos por fuera pero viles por dentro. Si te acercas a uno será mejor que te cubras.

-Si no fuera por mi descubrimiento sobre mi hermana de sangre, no estaría de acuerdo.

-¿Qué?

-Bueno, de todas formas no hubiera estado de acuerdo.

-Ah.-Suspiró Isabella-¿Cuál es el plan?

-Debemos buscar una forma de que los murciélagos dejen de comer manzanas. Si hubiera un hechizo o algo.

-¡Un hechizo! Este hechizo ya lo usé varias veces, hasta antes de convertirme en una alicornio. Pero la vez pasada que lo usé, todo se volvió un desastre. Sólo puede haber otro unicornio que lo pueda hacer.

-¡No! ¡No me acercaré a esas bestias ni por un segundo de mi vida! ¡Já!

-Ya sabemos, Rarity. Isabella, tú eres otra unicornio, ¿Te gustaría ejecutar el hechizo?

-Bueno, supongo que sí, y creo que ya lo utilicé antes. De hecho, hice muchos hechizos en mi vida.

-Yo te digo cuál.

Después de practicar el hechizo, era tiempo de ponerlo en prueba. Todas estaban reunidas y Applejack había hecho un plan para atraer los murciélagos y que Isabella pudiera utilizar el hechizo.

-Muy bien. A la cuenta tres lo que practicamos. Uno. Dos. ¡TRES!

-¡Ese murciélago! ¡AHHH! ¡Qué horrendo!

Entonces Pinkie hizo un silbido para parecer un murciélago.

-¡Espero que no se come las manzanas que quedan en aquél árbol!

Entonces llegaron los murciélagos y tomaron cada manzana. Twilight e Isabella estaban listas.

-Muy bien, Isa. Muestra lo que aprendiste.

-Ok.-Dijo y puso el hechizo en marcha, miró a los murciélagos de una forma muy fría y sofocante. Ella sólo tenía una cosa en mente y era que los murciélagos la perdonaran por hacerles esto.

Finalmente los murciélagos soltaron las manzanas. Pero comenzaron con otras frutas, como peras, mangos, sandías, bananas, naranjas y todo lo que veían.

-¡No otra vez! Supongo que ahora sólo le pasa a cada unicornio de nivel alto.

-Reunámonos esta noche en este mismo punto, nuevo plan.

-Ah, supongo que tengo que estar allí, ¿Verdad?

-Obligatoriamente.

-Bueno, mientras, voy a revisar que Phineas y Perry estén bien.-Dijo Twilight y se fue al igual que los otros.

Isabella se quedó como una estatua de hielo, no sabía si el hechizo hubiera sido algo de éxito o algo, pero ella temía que los pobres no tengan algo rico que comer. Ya a la noche, todos estaban reunidos.

-Muy bien, ¿Tienen sus señales?

-Yo sí.

-Yo también.

-Y yo.

-¿Por qué tu señal tiene un corazón?

-No conoces mi vida personal.

-Para ser un bravucón.

-Cállate o te callo.

-Te odio.

-Es igual. ¿Para qué necesitamos estas señales?

-Nos ayudarán si tenemos algún problema en la misión. Ya saben qué tenemos que hacer. ¡Al ataque!

Finalmente, todos salieron en búsqueda de los murciélagos. Isabella fue la más asustada. Ella fue con Ferb y Applejack.

-Isabella, ten ojos firmes en lo que venga.

-Ah. Como digas, Applejack.-Dijo Isabella preocupada.

Al ver la primera manzana, Isabella se quedó paralizada, la saliva le escurría poco a poco. Sus ojos se empezaron a tornar rojos.

-¡Isabella!-Gritó Applejack y le dio un golpe en la cabeza.-¿No oíste lo que te dije? Ten ojos firmes en lo que venga.

-Lo siento, Applejack, es que tengo mucha hambre. Y disfrutaría comer una fruta en este momento.

-Rara.-Dijo y siguió caminando.

-Sip, es la Isabella que conozco. Sólo que en vez de una chica es una yegua.-Dijo Ferb procurando que eso no tuviera cierta respuesta.

Siguieron en el recorrido y es muy obvio lo que vieron.

-Ah, ¡Es un murciélago! ¡Oye, tú!-Gritó Applejack y corrió para atrapar el murciélago, pero escapó fácilmente.-¡Corrales! ¡Casi lo tenía! ¡Isabella! ¿Estás poniendo atención?

Isabella tenía sus rojizos ojos puestos en otra manzana. La saliva otra vez le escurrió, pero esta vez los colmillos les fueron saliendo lentamente. Mientras en otro lugar, Rairty, Baljeet y Twilight estaban en la búsqueda, hasta que vieron las señales de Applejack y de Ferb. Fueron a ver lo que pasaba. Al encontrarlos estaban boquiabiertos por lo que veían y eso era que Isabella se había convertido en una mitad pony mitad murciélago, le habían crecido alas de murciélago. Estaba comiendo manzanas al momento.

-¿Qué rayos está pasando aquí?

-Estábamos en nuestra búsqueda hasta que pasó esto. Isabella se convirtió en uno de ellos.

-Definitivamente no es la Isabella que conozco.

-Eso en tu mundo.

-¡Por eso digo!

-Ella no es Isabella. Es Isabat.

-¿Isabat?

La supuesta “Isabat” salió volando procurando no encontrar a los otros nunca más. Mientras que los demás se reunieron en el centro del huerto.

-Muy bien, no sé qué pasó, pero tenemos que detenerla antes de que se devore tdoas las manzanas de la granja.

-Yo sé lo que pasó.-Dijo Twilight e hizo un hechizo para verificar lo que pasó.-Muy bien. Esta es Isabella y ellos son los murciélagos. Al ejecutar el hechizo, se hizo una especie de fusión de ADN. Significa que parte de los murciélagos se le pasó a Isabella. Por eso es que es un murciélago.

-Podemos arreglar lo que sucede.-Dijo una voz que Twilight no había escuchado en horas.

-¿Phineas? ¿En serio res tú? Te ves mucho mejor.

-Nunca estuve enfermo, Twilight. Te lo traté de decir una y otra vez. Sólo te desesperaste después de UN SOLO estornudo.

-Oh, entonces fue un mal entendido. Jejeje, creo que debemos continuar.

-Y Perry tampoco estuvo enfermo, sólo se murió de frío en esa gran corriente.

-Y en serio que me morí.

-Lo importante es que ya llegamos a salvar la noche.-Dijo Rainbow Dash.

-Bueno. Continuemos, ¿Sí?

Phineas, Perry y Rainbow Dash tenían los planos de todo el huerto. De izquierda a derecha, de arriba abajo.

-Estos son los planos del huerto. Todo está marcado. Los puntos verdes son las manzanas que siguen a salvo, los puntos rojos son las manzanas que al parecer Isabat está comiendo en este momento.

-Y tenemos un plan para atraparla y hacer que sea de nuevo Isabella.

-Estos son planos mágicos, significa que podemos ver si los puntos verdes se vuelven rojos y por dónde va Isabat. Podemos ver también nuestra ubicación actual.

-Es como un mapa.

-¿De dónde sacan eso?

-De por ahí.

-Ok, debemos ponernos en acción.

-Este es el plan…

Minutos después, Isabat estaba comiendo una manzana cuando olió un olor fuerte y delicioso, era el olor a manzana. Volteó y había una manzana grande, como del tamaño de un pony. Entonces Isabat voló hacia ella, estaba a punto de alcanzarla para darle la gran mordida cuando Rarity se apareció con un espejo. Isabat se tapó los ojos, sin darse cuenta que con su cuerno estaba haciendo el mismo hechizo de antes. Cada que ella se miraba a un espejo, el hechizo la dominaba más y más. Hasta que finalmente Phineas, Perry y Rainbow Dash mostraron un espejo muy grande y cristalino, Isabat no podía quitar la mirada de su reflejo hasta que su cuerno activó completamente el hechizo. De una vez volvió a la normalidad.

-Está pasando, Isabella está volviendo.

-Es un milagro.

El destello iluminó toda la zona y se fue dejando a la misma Isabella.

-¿Qué pasó? ¿Dónde estoy? Phineas, Perry, creí que estaban enfermos.

-No lo estábamos, sólo que cierta pony se puso nerviosa y paranoica después de un solo estornudo no más.

-Ya dije que lo siento.

-Applejack, ¿Qué fue lo que pasó?

-Te convertiste en murciélago y te comías todas las manzanas a tu paso. Tenías razón, ellos son seres vivos al igual que nosotros y ellos también merecen respeto.

-Me alegra que por fin lo entiendas, Applejack.

-Todo terminó bien. ¿No, Rainbow Dash?

-Sí, Phineas. Y por cierto, quiero que sepas que estoy muy enamora…

-¡Oh, por dios! ¡Son las doce! Bueno, creo que es hora de irnos a dormir.

Al día siguiente todos estaban hablando de la situación del día anterior. Hasta que de pronto…

-¡Achú! ¡Achú! ¡Achú! ¡Achú…!

-Siete, ocho… ¡Once estornudos! ¡Phineas! ¿Te sientes bien?

-No lo creo. Creo que le cogí una alergia a los murciélagos. ¡ACHÚ!

-Oh, no. ¡Te voy a llevar a la cama en seguida!-Dijo Twilight y levitó a Phineas con su magia.

-Gracias.

-¡Muchas suerte con tu gripe, Phineas!-Dijo Isabella.

Al final todos terminaron riendo en grupo. A Isabella se le había ido su iris rojo y había vuelto su iris azul. Sus alas se fueron para siempre y su antojo seguía en el mínimo. Pero, ¿Qué pasó con sus colmillos? Desde un punto de vista muy acercado se podían ver. Pero esto no se queda así. ¿Qué pasará después? Se verá en otro episodio de “My Little Phineas and Ferb: Summertime is Magic.”

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar