FANDOM

1.208 Páginas

Episodio 1: La llegada a Equestria.

Era un día soleado en Danville, los pájaros cantaban, la brisa era fresca y sobre todo… Era verano. Dos chicos llamados Phineas y Ferb estaban en su patio con sus amigos charlando. Isabella fue la que opinó primero.

-Vaya, chicos. Su aniversario de hermanastros es en pocas semanas, deberían de estar en la luna.

-Estamos emocionados por el regalo que nos tiene mamá para nuestro aniversario de unión.-Dijo Phineas.

-Pero también estamos nerviosos por el momento.-Dijo Ferb.

-No se preocupen por eso ahora, beben preparar un tema para la fiesta.-Dijo Baljeet.

-Eso es cierto.-Dijo Phineas-¿Sabes lo que me da inspiración, Ferb? Una caminata nocturna.

-Eso mismo iba a decir.

-Ah, no. Si van a hacer otra de sus locuras, lo prohíbo. Mamá me dejó a cargo y me dijo que cero llamadas a su celular a excepción que no sea relacionado con ustedes.-Dijo Candace.

-¿Dar un paseo nocturno es malo?

-¿Un paseo nocturno? ¿Y ya? Ah. Tal vez no deba preocuparme por nada esta vez. ¡SOY LIBRE!-Dijo Candace y se fue saltando.

-Ferb, ya sé lo que vamos a hacer esta noche.

A la noche, Phineas y Ferb salieron con Perry, su macota ornitorrinco y se despidieron de todos.

-Bueno, Ferb, ¿listo para la inspiración?

-Yo nací listo.

A los diez metros de la casa se empezaron a aburrir y explotaron por completo.

-¡Ay! ¡No llevamos ni cinco minutos aquí y ya me estoy aburriendo! ¿Te llegó algo?

-¡No, nada!

-¡Eso mismo! Tendremos que ir más lejos.

-Estoy de acuerdo.

Y luego los dos fueron caminando y caminando pero no les llegaba nada. Pero llegaron a un prado al lado de un bosque. Phineas y Ferb salieron por los arbustos y Phineas dedujo lo que había.

-Yo reconozco este bosque, lo reconozco.

-Ah, ¿sí?

-Claro, me dijeron que es el bosque Ever Free. Si entras, maldiciones caerán sobre ti y también virtudes entrarán en tu corazón.

-¿Crees que debamos entrar?

-Pues a ver.

Cuando entraron vieron demasiadas criaturas extrañas que les parecieron espantosas. Miles y miles de ojos con mirada maligna los seguían, pero se dieron cuenta de que había algo extraño entre los matorrales.

-Ferb, mira.-Dijo Phineas y apuntó a un castillo de cristal.-Un castillo. Y está bien limpio.

-¿Entramos?

-Sí.

Los dos salieron corriendo para entrar pero se dieron cuenta de que dos murciélagos de la fruta hacía guardia. Phineas y Ferb inventaron una estrategia para distraerlos. Sacaron un garfio volador cada uno y quitaron a los murciélagos de su camino. Consiguieron entrar pero se encontraron con un espejo.

-¿Un espejo? ¡¿UN ESPEJO?! ¿GASTAMOS ESTOS MINUTOS DE VIAJE POR UN ESPEJO? ¿¡QUÉ CALSE DE BARANDIJA ES ESTA?-Gritó Phineas mientras se apoyaba en el cristal del espejo.

Al tocar aquél espejo, una luz brillante salió y trató de absorberlos.

-PHINEAS, ¿QUÉ ES LO QUE HICISTE?

-¡NO TENGO IDEA!

Perry no se sostuvo y por eso fue absorbido por el espejo llevándolo a la otra dimensión oculta al otro lado del espejo.

-¡PERRY!-

-¡FERB! NOS SOLTAMOS A LAS TRES.

-UNO…

-DOS..

-¡TRES!-Dijeron los dos y se soltaron para ser absorbidos por el espejo.

Al ser absorbidos fueron dando vueltas y vueltas. (Y en este momento sale el intro del fanfic que está aquí https://www.youtube.com/watch?v=16JW2bQdhmw)

-Ay… ¿Qué pasó? ¿Dónde estamos?-Dijo Phineas demasiado interrogado.

-No lo sé.-Dijo Perry, al ser sorpresa.

-¡Perry! ¡Hablaste! ¿Por qué?

-No lo sé.

-¡Lo hiciste otra vez!-Dijo Phineas apuntando, no con su mano sino con algo diferente.-¿Qué es esto? ¿Por qué tengo cascos?

-Phineas, creo que el portal nos cambió.-Dijo Ferb aún sin que los dos estuvieran cara a cara.

Al fin, Phineas y Ferb estuvieron cara a cara para ver si habían cambiado en algo, y sí que cambiaron mucho.

-¡AHHHHHHHH!-Gritaron los dos al tiempo.

Al gritar, una unicornio rosa los miró con mucha preocupación.

-¿Están bien, chicos?-Dijo la unicornio.

-Sí, estamos bien.

-Qué bien, creí que algo terrible había pasado y por eso gritaban. Soy Isabella Garcia-shapiro.

-¿¡Isabella!?-Exclamaron Phineas y Ferb muy confusos.

-Soy Phineas Flynn.

-Yo soy Ferb Fletcher.

-¿Son nuevos en Ponyville?

-¿Ponyville?-Dijo Phineas.

-Ah, sí, Ponyville. Sí somos.

-Ah… ¿Será eso un ornitorrinco?

-Sí, es un ornitorrinco, no hace gran cosa. Además de hablar.

-¡Qué lindo es!-Dijo la unicornio levitando a Perry con su magia, y al instante Phineas y Ferb se impresionaron.

-Me llamo Perry.

-¡Y habla! Oh, esto la va a encantar a Fluttershy.

-¿Fluttershy?-Dijeron Phineas y Ferb de nuevo impresionados.

-Ah, ¿Dónde están mis modales? Es una amiga mía, es amante de los animales.-Dijo Isabella con la linda sonrisa.

-¿Dónde la podemos encontrar?

-Al final de un prado, claro. Yo los llevo.

Isabella llevó a Phineas y Ferb a la casa de Fluttershy.

-Voy a tocar, si ella no abre su conejo Angel lo hará.-Dijo Isa y tocó la puerta usando uno de sus cascos.

-Ah, Isabella, hola. ¿Qué te trae a mi casa hoy?-Dijo con sinceridad la Pegaso tímida.

-Hola, Shy. Es que traje a un par de amigos nuevos en Ponyville.

-Hola, chicos.

-Soy Phineas Flynn.

-Y yo soy Ferb Fletcher.

-Y ellos tienen un ornitorrinco parlante.

-Me llamo Perry.

-Ay, eres una ternurita.

Los tres pasaron a la casa y encontraron a un conejo tomando su cena.

-Angel, no seas un grosero y saluda a la gente.

El pequeño fue directo a Isabella y le dio un beso amoroso y saludó a los dos terrenales, o sea, Phineas y Ferb.

-Hola, pequeñín. Soy Phineas y él es mi hermano Ferb.

-¿El ornitorrinco es suyo?

-Es de los dos.

-Somos hermanastros.

-Espléndido, de seguro tienen un aniversario de unión.

-Sí, es en pocas semanas.

-Ah, ya sé, vamos todos a pedirle a Pinkie Pie que nos colabore con su fiesta.

-¿Quéeeee?

-Pinkie Pie, es una pony fiestera que se daría el gusto de ayudarnos con la fiesta.

-Ah, bueno. Eso explica todo.

Al llegar a Sugarcube Corner, se encontraron a dicha pony sacando pastelitos del horno.

-Hola, Pinkie. ¿Qué haces?

-Oh, hola, chicas. ¿Quiénes son sus amigos?

-Son nuevos en Ponyville. Se llaman Phineas y Ferb.

-Con razón, yo conozco a cada pony de Ponyville. Es un gusto en conocerlos, Phineas y Ferb. ¿Gustan de un pastelito?

-No, gracias. De hecho, venimos a pedirte un favor.

-Y es en privado.

-Muy bien, tengo un lugar que nunca se usa. Yo lo uso para este tipo de situaciones. Vengan conmigo.

Entraron a un cuarto abandonado, sucio, polvoriento y lleno de telarañas. Eso nunca le da importancia a esta pony, pero Phineas y Ferb sintieron escalofríos.

-Pinkie, creo que este cuarto necesita una limpiada.

-Esa es la gracia de que no se use mucho. Y, ¿De qué me quieren hablar?

-Es que pertenecemos a una dimensión alterna.

-Fuimos al bosque Ever Free y nos encontramos un castillo.

-Un castillo con un espejo, que no era normal. Nos llevó a este mundo.

-Estamos atrapados en esta dimensión, necesitamos tu ayuda.

-Muy bien, haré lo posible.

-¿CÓMO?

-¿Nos vas a creer? Una cosa como esta es imposible de creer.

-Oigan, tengo algo que me dice siempre la verdad.

Después de tanta charla, fueron a la Biblioteca Golden. Hogar de una alicornio sagrada. Esta estaba ordenando sus libros por si llegaban visitas. Tocaron la puerta y la alicornio abrió.

-Hola, Twilight. ¿Qué estás hacieeeendo?

-Hola, Isa. Tanto tiempo. ¿Cómo están todas? Con sus amigos nuevos.

-Son Phineas y Ferb. Son nuevos en Ponyville.

-Qué tal, chicos. Soy la Princesa Twilight Sparkle, tal vez ya me conozcan.

-¿Una princesa?-Dijo Phineas con las ganas de reírse.

-¿Dónde está tu coronita?-Dijo Ferb con las mejillas infladas de tanta risa.

Ninguno de los dos creía que era una princesa de verdad.

-Ah. ¿Una pony común y corriente tendría alas y cuerno al tiempo?-Dijo Twilight mostrando sus alas.

Al instante Phineas y Ferb quedaron asombrados y al mismo tiempo confundidos. Y un dragón bebé llegó a saludarlos, pero de pronto es muy obvio lo que pasó.

-Hola, yo soy Spike el dragón.

-¿Un dragón?

-¿De verdad?

-¡AHHHHHH!-Gritaron y escondieron en las espaldas de Twilight.

-Chicos, es sólo un dragón.

-Por favor, no nos hagas daño, no queremos ser comida para dragones.

-Somos muy jóvenes para eso.

-Claro que no. Soy un dragón bebé muy leal, y soy el asistente número uno de Twilight.

-A mí me parece simpático. Me llamo Perry, soy un ornitorrinco.

-¡Perry, aléjate de ese en este instante!

-Pero no hace nada, miren.-Dijo Perry mientras le extendía la pata a Spike para saludarse.

-Ah. ¿Era todo?

-De pronto no es tan malo como parece.

-Claro que no.

-Él sólo lanza en llamas los mensajes que nos envían.

De pronto, Spike empezó a tener un ataque en el estómago, como si se fuera a vomitar algo que hubiera comido.

-¡Spike! ¿Qué tienes?

-¿Tienes mareo o algo?

Entonces este sacó en llamas una carta, pero no cualquier carta.

-¡Es una carta de la princesa!-Dijo Twilight asombrada.

-¿Spike lanza las cartas así todo el tiempo?

-Sí, todo el tiempo.

-Creo que me siento enfermo.

-Necesito una cubeta, por favor.

-Creo que no están tan acostumbrados a esto después de todo.

-Muy bien.-Dijo Twilight mientras abría la carta.-“Querida Princesa Twilight Sparkle. Tengo que informarte de algo súper importante en el castillo de Canterlot. También ven con tus amigos nuevos y tus amigas. Princesa Celestia.”

-¿Cómo es que sabe que nosotros viajamos a esta extraña dimensión?-Se preguntó Phineas.

-Phineas, no frente a las chicas.-Dijo Pinkie Pie.

-Quise decir, que somos nuevos en Ponyville.

-Es la Princesa Celestia, chicos, ella lo sabe todo.

De inmediato Twilight, Phineas y Ferb, llamaron a las chicas para informarles el asunto. Tomaron el tren a Canterlot y llegaron a tiempo.

-Princesa Celestia, corrimos como pudimos.

-Mis pequeños ponies, estoy muy nerviosa por algo que está por pasar. La revolución de los villanos vencidos como Nightmare Moon, Discord, La Reina de los Simuladores y el Rey Sombra está cerca.

-Sí, princesa, eso sí está claro. ¿Pero qué hay con Phineas y Ferb? ¿Por qué los hizo venir?

-Porque han aparecido de la nada dos elementos más de la armonía. Los tengo guardados en la caja.-Dijo Celestia mientras abría la puerta que contenía los elementos nuevos.

Al verlos, todos se asombraron. Y Phineas y Ferb con Pinkie Pie hablaron su apariencia.

-Pinkie, esos elementos se parecen a nuestras cabezas de cuando estábamos en nuestra dimensión.

-¿De verdad? Lo supuse.

-Tiene nuestros colores de pelo, rojo y verde.

-Phineas y Ferb. Estos elementos de ahora en adelante son suyos. Tienen una gran conexión con los otros elementos. Como verán, Twilight representa Magia. Applejack representa Honestidad, Fluttershy representa Amabilidad. Pinkie Pie representa Risa. Rarity representa Generosidad.  Rainbow Dash representa Lealtad.-Dijo Celestia mientras les ponía sus elementos.

-¿Qué representamos entonces?

-Esa es su primera tarea. Descubrir lo que representan los dos. Y necesito que todos se preparen, porque la batalla final será extrema.

-No la defraudaremos, princesa.

De vuelta a Ponyville, mientras no pasaba nada aún, Pinkie decidió mostrarles el pueblo a Phineas y a Ferb para no aburrirse. Ya pasadas dos horas en el recorrido, era la una de la tarde y a los tres les dio hambre. Fueron al restaurante donde siempre comían. Pinkie les invitó heno frito a todos, pero no se sintieron cómodos con eso, por fin al probarlo fue una delicia. Después de comer, estuvieron pensando en dónde iban a quedarse.

-¿Dónde nos sugieres que nos quedemos esta noche, Pinkie?

-No lo sé, siempre tengo ideas como esas, esta es la primera vez que no se me ocurre nada.

-Perry, ¿Tú qué dices?

-Bueno, Phineas y yo nos podríamos quedar en casa de Twilight y Ferb se podría quedar en casa de Fluttershy.

-Excelente idea.

-Bueno, voy a estar haciendo pastelitos en Sugarcube Corner. Ustedes dense un respiro. Bienvenidos a Ponyville, chicos.-Dijo Pinkie Pie mientras se iba.

-Bueno, Ferb, ya sé lo que vamos a hacer hoy.

-Oye, es nuevo que lo digas aquí. ¿No te parece?

-Sí es un poco nuevo. Ferb, tú quédate con Perry, yo iré a relajarme y a pasear.

En medio del paseo, Phineas se sintió muy relajado. No había ni una sola tecnología, lo que le pareció más tranquilo a Phineas. No había nada que hiciera ruido, era mucho mejor porque se podía explorar toda la naturaleza. Pero en medio del trote, se escuchó una pony fingiendo tocar guitarra. Phineas con concentración la miró y resultaba que era Rainbow Dash, la Pegaso que representaba a lealtad. Phineas no podía dejar de mirarla volar y cantar de forma ridícula, se veía tan bonita. Hasta que finalmente ella lo miró y se sonrojó porque lo estaba viendo hacer el ridículo y se acercó a él.

-Em, hola. ¿Cómo era que te llamabas?

-Soy Phineas Flynn. ¿Y cómo era tu nombre?

-Me llamo Rainbow Dash, amigo. Oí que eres nuevo aquí.

-Sí, lo soy.

-¿De dónde vienes? Manehattan, Canterlot, Appleloosa. Tú y tu hermano deben venir de alguna parte.

-Bueno, es que. Vengo de Danville.-Dijo Phineas y se tapó la boca.

-¿Danville?

-No, no, no, no, no, no,  no. ¿Dije Danville? Jejejeje, quise decir…

-Está bien, vienes de Danville, donde sea que esté yo quiero estar ahí contigo, si es que puedo algún día.

-¿De verdad?

-Claro que sí.-Dijo Rainbow Dash y alzó vuelo como diez pies arriba de Phineas.-Nos vemos luego, Phineas.-Y finalmente se fue a su casa.

-Ah, es hermosa.

En la noche, Phineas y Twilight con Perry y Spike llegaban a la casa contándose lo que había pasado.

-En serio, Rarity es una loca sólo por coser vestidos para una presentación de moda, terminó pero se quedó dormida de repente.

-Para mí estaba bien.

-Spike, eres un enamorado loco.

-¡Perry, basta!

-Ya basta los dos más bien. ¿Tú qué opinas, Phineas? ¿Phineas?

-Oh, sí, sí, muy loca.

-Estás muy pensativo desde que nos fuimos.

-Es que no dejo de pensar en ella.

-Ella.

-¿Quién?

-En Rainbow Dash.

-¿Rainbow Dash? Ah, ¿Estás enamorado de ella?

-No, no lo estoy y nunca lo estaré.-Dijo y se puso rojo.

-Vamos, Phineas, yo te entiendo, yo me pongo así a veces cuando pienso en Rarity.

-Pero ella no es una loca, ni adicta a la moda como dice Twily.

-Dijo que es adicta a la moda, Spike. ¿Lo oíste?

-Sí lo oí, Perry.

-Ella es más atractiva, atrevida y peligrosa. Pero también es linda, divertida y leal.

-Phineas, te juro que te ayudaré a que caiga en tus cascos.

-Twily, ¿De verdad harías eso por mí?

-Claro, eres mi compañero de casa, eres mi mejor amigo. Entremos y ya, ¿Sí?

-Muy bien.

Dos horas después de alistarse para dormir, al fin llegaron a sus camas, todos tenían los ojos medio cerrados. Se durmieron de inmediato al acostarse en sus camas.

-Buenas noches, Phineas.

-Buenas noches, Twilight.

-Hasta mañana, Perry.

-Hasta mañana, Spike.

Pero esto no acaba aquí, pronto vendrá un nuevo episodio de “My Little Phineas and Ferb: Summertime is Magic.”

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar